CONTACTO

Si quieres colaborar o denunciar algún caso, escríbenos. email: noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com

jueves, 28 de septiembre de 2017

..Y LOS CAMBIAN DE PARROQUIA..


Pues eso, los cambian de parroquia y asunto zanjado.
El problema a otro lugar. Ah, no, claro, que el problema no es el sacerdote maltratador, que el problema es la víctima, que miente, inventa…. Claro, el párroco no va a mentir, él ha dicho la verdad a la parroquia, a sus superiores.. En cambio ella, pobrecilla, cómo inventa, que malicia, que mujer tan perdida…

Pero Nuestro Señor, Paciencia Infinita, Ve, Escucha y en su momento Actuará, por el bien de las almas, de todas las almas. Él no tiene favoritos, pero tiene amigos, los amigos del Señor son aquellos que cumplen fielmente su Voluntad.

Sacerdotes que mienten y convencen, no es nada nuevo. La verdad no le interesa a nadie: -Que no nos cierren la parroquia, que es “nuestra”, “nuestra” y de nadie más…, -Que no se hable mal del sacerdote, que se le obedezca, que aquí “mando yo”, "mando yo" y nadie más...

A ellos les cambian de parroquia y continúan como si nada hubiese pasado, salen inmunes, intactos, protegidos. 
Pero y a ellas, ¿quien las protege?, ¿qué les sucede a ellas?.
Pues, si alguna de ellas tiene el valor de seguir en la parroquia, tendrá que atenerse a las consecuencias. El maltrato va a continuar, pero eso sí, perfectamente disimulado, muy sibilino todo.., sin que se note. Miradas, murmullos, hacerles el vacío y sobretodo aislarlas, no dejarlas participar activamente sirviendo en la comunidad. Porque parece ser que si te desvives por ayudar en la parroquia, es porque te gusta mucho ser la protagonista.. Ah, y si osas sentarte en la primera fila de bancos es que te crees muy importante, vamos, como si estuviésemos en un espectáculo con asientos vips..
El maltratador ya se ha encargado de dar su versión de los hechos al nuevo rector y sobretodo a sus fieles feligreses y por supuesto le han creído, ni una sombra de duda. Es psicología básica, creerán a la autoridad, sobretodo siendo él sacerdote. Además, les interesa creerle. A la mujer ni se han molestado en escucharla, ni siquiera le han preguntado..
Pero queremos que quede bien clara una cosa, por si alguien aún no lo sabe: -Sí, hay sacerdotes que mienten y sí, hay católicos, católicas, de toda la vida, que mienten, incluso delante de una Biblia, incluso delante del Señor. Y además: -Sí, hay personas recién convertidas, que acaban de conocer al Señor y no, no mienten, ni buscan su interés personal.

Una parte del clero manipulador y corrupto y algunos laicos que les apoyan, están destrozando a la Iglesia y no les importa en absoluto. Ciegos por sus ansias de poder y de dominio, se olvidan de que en la Iglesia manda el Señor y de que ellos están para servirle, sirviendo a los fieles y no utilizándolos para sus fines egoístas. Corrompen los corazones de los feligreses sembrando el odio y el rechazo hacia las víctimas, a las que convierten en enemigos de la Iglesia y eso es mentira. Y encima justifican sus actuaciones. La parroquia, denigrando a la mujer víctima de los abusos, lo está haciendo muy bien, claro, actúan como buenos cristianos, por el bien común, para que no haya escándalo... ¡¿Es eso cristiano?!

Pero no importa, están perdidos, no pueden vencer, en esto el Señor no está con ellos.
Seguiremos orando para que sus superiores y compañeros dejen de apoyar a estos sacerdotes maltratadores y que por el bien de las almas les pongan freno.
Escuchen a las víctimas y créanlas, no están mintiendo. Dejen de imaginar enemigos, porque el enemigo está dentro y os tiene bien engañados.
No nos vamos a callar.
Cambiar de parroquia a un maltratador: -No, no es suficiente.


  

sábado, 9 de septiembre de 2017

SACERDOTES MACHISTAS MALTRATADORES



Los casos de mujeres maltratadas por sacerdotes, no son aislados.
Lo que sí es aislado es que se den a conocer públicamente. 
La vergüenza y las humillaciones a las que son sometidas estas mujeres las hacen presas del silencio y de la culpa. Se supone que son ellas las culpables, primero por haber pecado y segundo por haberse quejado, por intentar hacer oír su voz. Se las tacha entonces de malas cristianas, de traicionar y perjudicar a la Iglesia, de escandalizar... 
En cambio ellos, los sacerdotes, quedan impunes, continúan en sus parroquias arropados por la feligresía hipócrita y a sus superiores parece que lo único que les preocupa es que no haya demasiado escándalo. 
A ellas se la echa de las parroquias, ellos se quedan tan anchos, como víctimas de las seductoras enviadas por el diablo.
No estamos dispuestas a seguir calladas.
Exigimos a nuestra Iglesia que actúe y corrija semejantes actos de desigualdad e indefensión.
Queremos que estas actuaciones sean corregidas dentro del seno de la Iglesia.
Son muchas las personas perjudicadas, se ha infringido un gran dolor a estas mujeres y no solo a ellas, sino también a sus familias y allegados más cercanos que claman justicia para sus hijas, hermanas, amigas.. Cansados de esperar a que la madre Iglesia actúe, se preguntan si deben llevar estos casos a los tribunales de los hombres.
Los sacerdotes como hombres y es más, como hombres de Dios, deben asumir sus responsabilidades. Han maltratado a mujeres, se han aprovechado de sus cargos como párrocos para manipular y conseguir beneficios y después, no han querido asumir las consecuencias…
No, no nos vamos a callar, vamos a seguir pidiendo que esto cambie. Por una sencilla razón: Dios está con nosotras y nos da la Fuerza para seguir luchando y acabar con los abusos machistas en la Iglesia. GLORIA AL SEÑOR.