CONTACTO

Si quieres colaborar o denunciar algún caso, escríbenos. email: noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com

sábado, 9 de septiembre de 2017

SACERDOTES MACHISTAS MALTRATADORES



Los casos de mujeres maltratadas por sacerdotes, no son aislados.
Lo que sí es aislado es que se den a conocer públicamente. 
La vergüenza y las humillaciones a las que son sometidas estas mujeres las hacen presas del silencio y de la culpa. Se supone que son ellas las culpables, primero por haber pecado y segundo por haberse quejado, por intentar hacer oír su voz. Se las tacha entonces de malas cristianas, de traicionar y perjudicar a la Iglesia, de escandalizar... 
En cambio ellos, los sacerdotes, quedan impunes, continúan en sus parroquias arropados por la feligresía hipócrita y a sus superiores parece que lo único que les preocupa es que no haya demasiado escándalo. 
A ellas se la echa de las parroquias, ellos se quedan tan anchos, como víctimas de las seductoras enviadas por el diablo.
No estamos dispuestas a seguir calladas.
Exigimos a nuestra Iglesia que actúe y corrija semejantes actos de desigualdad e indefensión.
Queremos que estas actuaciones sean corregidas dentro del seno de la Iglesia.
Son muchas las personas perjudicadas, se ha infringido un gran dolor a estas mujeres y no solo a ellas, sino también a sus familias y allegados más cercanos que claman justicia para sus hijas, hermanas, amigas.. Cansados de esperar a que la madre Iglesia actúe, se preguntan si deben llevar estos casos a los tribunales de los hombres.
Los sacerdotes como hombres y es más, como hombres de Dios, deben asumir sus responsabilidades. Han maltratado a mujeres, se han aprovechado de sus cargos como párrocos para manipular y conseguir beneficios y después, no han querido asumir las consecuencias…
No, no nos vamos a callar, vamos a seguir pidiendo que esto cambie. Por una sencilla razón: Dios está con nosotras y nos da la Fuerza para seguir luchando y acabar con los abusos machistas en la Iglesia. GLORIA AL SEÑOR.


  

jueves, 27 de julio de 2017

OREMOS



Padre de bondad, Padre de amor, yo te bendigo, te alabo y te doy gracias porque, por amor, nos has dado a Jesús.
Gracias, Padre, porque, a la luz de tu Espíritu, 
comprendemos que Él es la Luz, la Verdad y el Buen Pastor
que ha venido para que tengamos vida en abundancia.
Hoy, Padre, quiero presentarte a este hijo. Lo conoces por su nombre. Te lo presento para que pongas sobre su vida una mirada de Padre.Tú conoces su corazón y las heridas de su historia. Tú sabes todo lo que ha querido hacer y no ha hecho. Tú sabes lo que ha hecho y el daño que le han hecho. Tú conoces sus límites, sus errores y su pecado. 
Tú conoces los traumas y los complejos de su vida.
Hoy, Padre, te pedimos, por el amor de tu hijo Jesucristo,
que derrames tu Espíritu Santo sobre este hermano
para que el calor de tu amor sanador penetre basta lo más íntimo de su corazón.
Tú, que sanas los corazones desgarrados y vendas las heridas, sana a este hermano, Padre. 
Entra en este corazón, Padre, como entraste en la casa donde estaban tus discípulos acobardados. 
Tú te apareciste en medio de ellos y les dijiste: 

"La paz esté con vosotros" . 
Entra en este corazón y dale tu paz. Llénalo de tu amor. 
Sabemos que el amor expulsa el miedo.

Entra en su vida y sana su corazón.
Sabemos, Señor, que lo haces cada vez que te lo pedimos,
y te lo pedimos con María, nuestra Madre, ella que estuvo en las Bodas de Caná, cuando ya no tenían vino. 
Tú respondiste a su deseo transformando el agua en vino.
Cambia su corazón, dale un corazón generoso, afable,
lleno de bondad, dale un corazón nuevo. 
Haz brotar en este hermano los frutos de tu presencia. 
Dale los frutos de tu Espíritu que son: Amor, Paz y Alegría. 
Haz que descienda sobre él el Espíritu de las Bienaventuranzas 
para que pueda saborear y buscar a Dios cada día  
viviendo sin complejos en su estado vocacional de vida.
Te doy gracias, Padre, por lo que haces hoy en su vida.
Te damos gracias de todo corazón porque eres Tú quien nos sana, quien nos libera, quien rompe nuestras cadenas y quien nos devuelve la libertad.
Gracias Señor porque somos templos de tu Espíritu 
y este templo no puede ser destruido porque es la Casa de Dios.

Te damos gracias, Señor, por la fe y por el amor 
que has puesto en nuestros corazones.
¡Qué grande eres Señor! ¡Bendito y alabado seas, Señor!
Amén.


Padre Emiliano Tardif

jueves, 20 de julio de 2017

A UN SACERDOTE MALTRATADOR


"No eres mi novio, no eres mi amigo, no eres mi pareja, 
eres un sacerdote.
El sacerdote que supuestamente me iba a ayudar 
a acercarme más a Jesús.
El sacerdote que decía que yo estaba muy perdida 
y que me dejase guiar.
Me utilizaste y después me maltrataste y aún y así después, 
me remataste.
Pero no estoy muerta, aunque has querido arruinarme la vida, 
no lo has conseguido.
Tu envidia, tu lujuria, tu complejo de inferioridad, 
te tienen completamente dominado, esclavizado.
Yo he aguantado todos los “golpes” y aguantaré todos los que me sigan llegando, de tu parte o de tus superiores. No pararé hasta que se haga justicia. Hasta que te pongan en tratamiento, hasta que protejan a las víctimas, hasta que el resto de feligreses se conciencien de que lo que haces no está bien. No, no está bien aprovecharse de las personas que llegan a la parroquia. No está bien sacarles el dinero con cuentos que ni tú sabes si son ciertos, existiendo tantas personas necesitadas. No está bien tu lujuria con las mujeres. No están bien tus ataques de ira, menosprecios y tu mal comportamiento. No está bien que pienses más en ti que en la Iglesia. No, no está bien. Eres tú el que vas mal. Eres tú el que está perdido. Eres tú el que necesita ayuda, ayuda de un buen terapeuta o un verdadero exorcista, que te libere de las cadenas de la envidia, de la maldad del complejo de inferioridad y de la adicción al sexo.
Si tus superiores, a estas alturas, no comprenden que no puedes seguir cumpliendo tus funciones con rectitud, entonces serán cómplices de tus actos. Y todas y todos aquellos miembros de la parroquia que te encubren, que prefieren no saber y se hacen los tontos, también serán cómplices ante Dios y ante los hombres.
Sí, pueden pasar meses, años, hasta que alcances a comprender la monstruosidad de tu pecado, pero algún día, espero la comprendas, por el bien de tu alma y por la de todas aquellas que puedan así librarse de caer en tus manos.
Oramos por ti.
Que el Señor, nos asista."

martes, 13 de junio de 2017

MALOS Y BUENOS



Aquí no se trata de “malos” y “buenos”.
Aquí se trata de abrir los ojos y ser honestos.
No queremos culpabilizar, juzgar y ni mucho menos condenar.
Queremos, simplemente, comprometernos con Cristo hasta el final.
Por tanto, ser cristianos es ser sinceros y colaborar siempre con la verdad.
Seguimos escuchando casos de abusos de poder en nuestra Iglesia y siempre van teñidos de miedo. Miedo a que no te crean, o lo que es peor, miedo a represalias por parte de representantes de la Iglesia, representantes que deberían ser los primeros en ayudar y solventar este tipo de situaciones.
No se trata de malos y buenos se trata de la Verdad, de vivir el Evangelio.
¿A alguien le interesa esto?
¿Queda alguien sin amnesia?
No queremos juicios ni condenas. Queremos EVANGELIO.
Si algún miembro del clero quisiera ayudar, por favor, que lo haga y dejen de darnos la espalda.
Dejen de dar la espalda a los que no quieren vivir en la tibieza de las meras apariencias.
Dejen de dar la espalda a los que buscan entregarse día a día a Dios, con los actos de su vida.
Nos dan la espalda cada vez que suben al púlpito y dicen una cosa y hacen otra. Y luego la ocultan o la justifican, en vez de reconocer simplemente la debilidad humana.
Nos dan la espalda cada vez que se reúnen y toman decisiones interesadas, como políticos del mundo, como amos del mundo..
Miremos de frente, abramos los ojos.
VIVIR EL EVANGELIO EN LA IGLESIA, CON LA IGLESIA O A PESAR DE ELLA.


TESTIMONIO



"Un sacerdote se acostó conmigo.
No me violó, no.
Pero me siento violada.
Confié en él. Estaba recién convertida.
Después me maltrató y humilló durante tres años, delante de toda la parroquia. Yo creía que era por el bien de mi alma, para aprender humildad.
El obispado no ayuda. La comunidad parroquial, no ayuda.
Yo soy la mala, porque no callo.
Yo soy la "buscona" por estar tantas horas en Adoración en la parroquia.
Él es la víctima, porque yo soy "una mujer enviada por un espíritu maligno".
Ha gritado delante de los parroquianos, en plena calle, que tengo prohibida la entrada a "su parroquia".
Pues, es un honor que se me prohiba la entrada a un lugar que debería ser la Casa de Dios, la Casa de todos sus hijos. Pero no lo es, es una farsa. Custodiada por farsantes.
No me rindo, no me callo. Sigo esperando que esto cambie. "

martes, 30 de mayo de 2017

LA TÁCTICA



Un amigo nos ha dejado este comentario en nuestra página de Facebook, refiriéndose a la táctica que utilizan los sacerdotes que abusan de su poder:

“El abusador no necesita defenderse, aparecerán laicxs clericalizadxs y controlados a proteger a su señor, a modo de escuderos.. Su táctica es presentarse como la víctima de un inadaptado eclesial. Cuando sacas a la luz sus injusticias guarda un silencio sibilino; sabe que sus adeptos ignorarán o atacarán a su “agresor”.

Efectivamente, así funcionan las cosas.

Cuando un miembro del clero está abusando de su cargo, para obtener cualquier tipo de beneficio, ya sea económico, sexual o simplemente alimentar su ego enfermo, sintiéndose poderoso y alguien tiene la osadía de sacar a la luz semejante injusticia, entonces…:
Que se prepare el denunciante, porque pasará a ser de víctima a verdugo en cuanto abra la boca.
Esa es la táctica, el sacerdote callará, hará ver que no se defiende, para que todos crean que es inocente y que está siendo atacado injustamente.
Pero no es verdad, su silencio es una mentira más. 
Calla aparentemente, no hablará con la mayoría de la comunidad. Pero sí hablará a unos pocos, a unos pocos bien escogidos por él. Escogerá a algunos de la comunidad, de la parroquia y les hará sentirse especiales porque a ellos sí les contará su versión de los hechos, sin detalles, como quien no dice nada, más bien una insinuación aquí y allá.., una llamada de auxilio por el bien de la comunidad.., que quede claro que él es humilde y prudente. 
Pero no lo es. Es un manipulador. 
Le resultará facilísimo crear a su alrededor un círculo de fieles que le defenderán y por supuesto, la persona víctima del abuso quedará como una inadaptada, alguien que no está bien emocionalmente o mentalmente..
El sacerdote abusador también se encargará de dar su versión, en la misma forma, a sus compañeros y superiores…
Estos sacerdotes lo tienen muy fácil, nadie les llama la atención. Todos les disculpan.
Porque nos han enseñado que el buen cristiano, calla, no escandaliza, no habla mal de los sacerdotes. Y nos lo hemos creído, no lo hemos entendido o nos han engañado.
El buen cristiano, es el que ama a Jesús y a su Iglesia. 
Y si amas no callas, ni mientes, ni manipulas.
No escandaliza quien dice la verdad, quien denuncia la injusticia.
Escandaliza quien la comete y todos aquellos que la consienten y la encubren.
Que el Señor nos perdone y nos dé el valor de seguir denunciando y trabajando por una Iglesia testigo verdadero de su Evangelio.



martes, 18 de abril de 2017

GRITAREMOS


Alguien llega a una parroquia y cree que tiene delante a un hombre de Dios.
Confía en él, le escucha.. 
Si es sacerdote, debe saber más que ella, debe conocer más a Dios...
Pero NO.
ÉL es tan solo un pobre hombre lleno de prejuicios, un hombre que conoce poco a Dios, un hombre perdido en su ignorancia y sus complejos, un hombre lleno de envidia y rencor, un hombre enfermo, esclavo de la adicción.., presa fácil para ser dirigido por el mal.
Y el mal va llenando su corazón.., el mal va motivando sus acciones.. su corazón destila veneno y veneno es lo que vierte sobre algunos de los fieles, emponzoñando sus corazones...
Y no se da cuenta.. y aún y así se justifica.. 
Y la Iglesia lo consiente. 
Sus superiores permiten que este hombre siga alimentando su orgullo aprovechándose de sus fieles.
¿Hasta cuándo tendremos que soportar tantos abusos amparados en el nombre del Señor?
¿Hasta cuándo esta iglesia seguirá manipulando y utilizando a los fieles, traicionando al Señor?
Gritaremos alto, avisaremos a todos los que quieran oírnos:
CUIDADO, ALMAS INOCENTES, EL MAL SE ESCONDE EN LOS CORAZONES CORRUPTOS DE ALGUNOS SACERDOTES, PONEOS A SALVO, VIGILAD. 
NO TEMÁIS.
DIOS ESTÁ CON NOSOTRAS.


miércoles, 22 de marzo de 2017

BASTA YA

                           


Me maltrató un sacerdote, ahora soy capaz de decirlo. 
Yo acababa de llegar a la Iglesia Católica. 
Me dijo que estaba muy perdida, que él me ayudaría. 
Me enamoré, estuvimos juntos tres veces, nada más. 
Enseguida me dijo que solo era sexo, que él tenía esa adicción. 
Después empezaron los malos tratos. 
Se suponía que yo tenía que aprender humildad, que Dios corrige a los que más ama. 
Sufrí todo tipo de humillaciones y vejaciones. 
Lo he denunciado al obispado y te piden que olvides y te alejes, que mejor no remover. No quiero denunciarlo a las autoridades.
El sacerdote sigue en su parroquia. 
Yo sí sé quién es y quién se cree que es y el daño que está haciendo. 
Los parroquianos de toda la vida ni siquiera me han preguntado, simplemente prefieren cerrarse en banda y protegerle a él. 
Los superiores del sacerdote son cómplices, porque no actúan, ni previenen, ni corrigen.
Los parroquianos que le apoyan también son cómplices.
Y así seguimos los “católicos”: tapando, callando, mirando para otro lado, estigmatizando a los que no son como ellos, encubriendo a sus pastores.
Pero:  LOS QUE AMAMOS A JESÚS, NO CALLAREMOS

sábado, 18 de marzo de 2017

MUJERES LIBRES EN CRISTO


Sacerdotes que se acuestan con mujeres, pero luego las “putas” son ellas.
Sacerdotes enfermos de adicción al sexo que aprovechan su cargo como rector, como confesor y encuentran víctimas vulnerables: Aquella que está sola, que viene de otro país y no tiene medios, aquella que le confiesa sus secretos íntimos en confesión, o aquella otra, recién convertida que confunde amor del espíritu y pasión…
Sí, es humano, son hombres..
Pero lo que no es humano, es el engaño y la autodefensa a cualquier precio:
-“Fue ella que vino a provocar, es el demonio que las trae aquí para tentarme..”
Excusas para justificar sus actuaciones, sus adicciones y después empiezan los malostratos.
Hay peligro de escándalo, hay peligro de que se sepa en la parroquia el desliz del párroco. Por tanto, hagámosle la vida imposible a la mujer. Humillémosla, maltratémosla, lo que sea. Envidiosas y rencorosas, otras mujeres de su círculo, apoyarán al párroco en sus malostratos machistas. No querrán saber la verdad, no les interesa, porque las primeras machistas son ellas y secundarán al macho del corral, en este caso al párroco, en sus atrocidades.
Algunas católicas estamos hartas y asqueadas de tales comportamientos y vamos a luchar para acabar con este repugnante machismo en nuestras parroquias.
Si participas en el linchamiento de otras mujeres, no eres ni siquiera cristiana. No te valdrá la excusa de que ayudabas al sacerdote. Porque ese sacerdote es un impostor, o como mínimo, un pobre enfermo, que antes que reconocer su adicción, su enfermedad, inventará cualquier excusa para defenderse.
Mujeres libres, que amamos al Señor, no vamos a consentir esta situación en nuestra Iglesia. Vamos a luchar, vamos a luchar porque es el Señor quien nos lo pide.

Gracias a todas por los testimonios que nos estáis enviando, no tengáis miedo, no os escondáis. Seguid en vuestras parroquias. Es la Casa de Todos. Si alguien tiene que irse que sean ellos. 
NADIE PUEDE ECHAROS DE LA CASA DEL SEÑOR. 
LOS CORRUPTOS, MANIPULADORES, NO LE REPRESENTAN.
Amén.


lunes, 13 de marzo de 2017

COMUNIDAD ORANTE DE MARÍA



Nace, una nueva Comunidad. La Comunidad Orante de María, la Comunidad Orante de Jesús, la Comunidad Orante de Juan, tú Comunidad, nuestra Comunidad, la de todos…
Oramos por: -La Santidad de la Iglesia. Ese es nuestro carisma.
Oramos en Silencio, Oramos con palabras, Oramos con súplicas y Oramos con acciones.
UNA NUEVA IGLESIA ES POSIBLE.
NUEVA quiere decir libre de abusos. Una iglesia libre de abusos y jerarquías opresoras. La Iglesia de Jesús que está latiendo con fuerza en estos tiempos y que muchos intentan ahogar.
Oramos por el clero abusador, los que no sirven a Jesús sino a sí mismos. Oramos para que se conviertan o abandonen sus puestos.
Oramos por los laicos temerosos, que condicionados por falsas consignas viven en el miedo y el silencio cómplice que oculta a la verdad.

Si quieres orar con nosotros, escríbenos:

email: santoabandono@hotmail.com

sábado, 25 de febrero de 2017

CUARESMA


Aquí está el texto del cartel de Cuaresma, lo estamos poniendo en las parroquias, para concienciar de que hay que denunciar los abusos. 
Inspírate y cópialo,o haz alguno similar, para llevar a tu parroquia. Y así juntas gritaremos: 
      ¡NO MÁS ABUSOS MACHISTAS EN LA IGLESIA!
Muchísimas gracias, a tod@s l@s que estáis colaborando.

                                CUARESMA

   
   ESTA CUARESMA, OREMOS, POR NO MÁS ABUSOS
                 
               Si  el sacerdote de tu parroquia está:
-Aprovechándose de su función, para mantener relaciones sexuales con personas que acuden a la parroquia.

-Consiguiendo beneficios económicos, para asuntos propios de carácter únicamente personal.

-Dando un trato vejatorio, humillando, amenazando, hablando mal de los feligreses y faltándoles al respeto.

-Manipulando situaciones a su favor, en contra de algún feligrés.
                                                
                 NO LO DUDES, ESTÁ ABUSANDO.
                                        
        PONLO EN CONOCIMIENTO DE TU OBISPADO
                           AYUDA A LA IGLESIA

         Si quieres colaborar con nosotros, escríbenos:                           
             noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com
        http: noalmachismoenlaiglesia.blogspot.com.es

jueves, 16 de febrero de 2017

ABUSO


Cuando alguien en quien confías abusa de su poder para obtener algo de ti, una gratificación, ya sea sexual, económica o algún tipo de placer, como el sentirse poderoso, porque te domina, controla o influye, estamos hablando de abuso.
Es un abuso porque no hay un acuerdo previo. Porque la relación no es de igual a igual. Porque hay una parte que está sometiendo a la otra. El sometido puede no ser consciente de ello, tan sólo intuye que algo va mal, que está sufriendo. En cambio aquel que somete sabe que lo está haciendo, pues es su forma de relacionarse, se alimenta del “otro” y sabe perfectamente cuando está obteniendo su alimento.
Este tipo de relaciones abusivas pueden darse en todos los ámbitos, pero cuando suceden entre sacerdote(director espiritual)-feligrés, el daño producido va en la dirección de apartar a la víctima de la posibilidad de transcender lo humano y de acercarse a lo divino. Aquí, no se trata solo de que pueden destrozar a la persona, sino de que además, la inmovilizan, incapacitándola para seguir en la búsqueda de lo sagrado.
En todas las religiones, en todas las espiritualidades, pueden darse este tipo de abusos.
Aquí hablamos de la religión católica y nos dirigimos a los fieles católicos que permanecen callados y con miedo:

-Lo que diga un sacerdote sobre ti, no tiene porqué ser cierto.
-Que una persona sea sacerdote, no implica, ni siquiera que conozca al Señor.
-Un sacerdote, puede serlo, por otros motivos y no por vocación.
-Como en todos los ámbitos, fama y reconocimiento no implican que alguien camine en la Verdad. Ni tampoco lo contrario.
-Pon tu Confianza tan sólo en el Señor. Él nunca te fallará, aprende a escucharle en el Silencio de tu Oración y en los acontecimientos de tu vida. Reconocerás su Voz en tu interior.
Mantente fiel  a su Voz.
-No tengas miedo de hablar y denunciar cualquier abuso que hayas sufrido o que estén sufriendo tus hermanos.


Todos formamos parte del Cuerpo Místico de Cristo, si uno sufre, todos sufrimos.

sábado, 11 de febrero de 2017

DIRECCIÓN ESPIRITUAL


“Hace unos años, cuando llegué a la Iglesia Católica, yo estaba fascinada. Necesitaba asistir a Misa, dos veces al día. Escuchaba cada palabra que pronunciaba el sacerdote y me maravillaba al pensar cómo podía haber vivido yo toda mi vida anterior sin esto. Podía pasarme horas y horas delante del Sagrario y por las noches en casa, estaba deseando que llegase el día siguiente para poder volver asistir a la Iglesia. Esto no fue muy bien comprendido por el sacerdote de la parroquia y ahora veo que tampoco por los demás feligreses. Según el sacerdote yo estaba muy perdida, necesitaba guía, necesitaba ser dócil y dejarme guiar. 
Y así lo hice, me dejé guiar y casi acabo en el infierno. Casi acabo en el infierno, porque un infierno es lo que viví y eso podría haber acabado con la fe de cualquiera y sobretodo con la confianza en la Iglesia. El Señor no lo consintió, no consintió que perdiese mi fe, ni consintió que me alejase de la Iglesia.

En el tablón de anuncios de la parroquia, se exponen los horarios de la liturgia, el horario de confesiones y las horas de atención espiritual.
“Dirección espiritual”: Estamos hablando de algo muy serio. 
El Sr. sacerdote de mi parroquia, que a mi entender, se comporta más como un funcionario cumpliendo su labor que como un verdadero sacerdote, se anuncia como director espiritual.
Pues yo desde aquí y por el dolor de mi experiencia pido a todas las almas que tengan mucho cuidado con esto. Un director espiritual tiene que saber el terreno que pisa, el hecho de ser sacerdote no es garantía suficiente. Sacerdotes que no viven el Evangelio no pueden ser directores espirituales. 

Haré todo lo que esté en mi mano para evitar el que otras almas pasen por el dolor que yo pasé, el dolor de creer que pierdes la fe, el dolor de verte abocada a la máxima oscuridad y confusión, el dolor de que te hagan creer que lo bueno es malo y viceversa, el dolor de que intenten alejarte de Jesús, cuando deberían acercarte..

Le pido a la Iglesia, que revise, por favor, y esté muy atenta a la vida de sus sacerdotes, que aunque pecadores, tienen que cumplir unos mínimos requisitos de salud mental y emocional, para poder dirigir a las almas.
Gracias.”                                                                                                                                                                                        María.        

domingo, 29 de enero de 2017

VISITA AL OBISPADO


Hace unos pocos días María estuvo en el obispado dando testimonio de su doloroso caso.
Lo primero que se le pidió es que no hiciese público el nombre de la persona con la que habló ni los detalles de la conversación.
María va a cumplir su palabra, pero como mínimo, creemos que tiene derecho a relatarnos su impresión:
“Ya sé que molestamos, que los fieles que hablamos y no callamos, nos hacemos pesados.
Sí, soy pesada, muy pesada. Es lo que sucede si intentas seguir la Voluntad del Señor y te olvidas de tus intereses y no buscas ni el aplauso ni el vivir tranquila.
Seguiré siendo pesada, seguiré exigiendo a la Iglesia que sirva a Nuestro Señor y no a sus intereses particulares. Que se olvide de una vez del que dirán, del que pasará y se dediquen a orar y a buscar la Voluntad del Señor. Hay muchas almas en juego, muchas almas. Almas perdidas, adormecidas, guiadas por sacerdotes capaces de mentir hasta delante de una Biblia.
Por favor, entiendan que la Iglesia somos todos. Iglesia somos los que buscamos la Voluntad de Dios, aunque nos cueste. Nada tiene que ver aquí la posición que ocupas, el cargo que se te ha encomendado, porque los cargos en la Iglesia son para servir y no para servirse de ellos.
Amada Iglesia, recapacita y ayúdame, ayúdanos, a un encuentro más profundo con Cristo y no intentes apartarnos de Él con tanta hipocresía e incoherencia. 
Si los representantes de la Iglesia no viven el Evangelio, entonces están predicando otra cosa. Estamos cansados de escuchar a impostores. 
Queremos la Verdad. 
Exigimos la Verdad a nuestra Iglesia.”  

viernes, 27 de enero de 2017

BIENVENIDAS A LA CASA DEL SEÑOR


BIENVENIDAS A LA CASA DEL SEÑOR

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia traicionan a Cristo.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia utilizan a los fieles.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia abusan de su poder.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia maltratan a los fieles.

No me quedaré callada cuando vea
que mienten, difaman, y se creen inmunes.
No me quedaré callada, no me quedaré quieta.

Hablaremos y esperaremos respuesta.

Porque esta es la casa del Señor.
No es la casa del señor rector.
No es la casa del señor obispo.
No es la casa de nadie en particular.
No es propiedad privada de nadie.
Esta es la Casa del Señor y velaremos por ella.

No nos callaremos, hablaremos y actuaremos.
DEMOS GLORIA AL SEÑOR.

Colabora con nosotr@s:
            noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com

viernes, 13 de enero de 2017

MUJER, DENUNCIA


Últimamente salen a la luz casos de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia Católica. Afortunadamente el oscurantismo sobre este tema está llegando a su fin. Los afectados y sus familias han perdido el miedo y finalmente hablan y gracias a Dios la Iglesia empieza a aceptar, denunciar y pedir perdón por todo ello.
Ahora bien, el tema de la violencia machista en la Iglesia, todavía permanece oculto, no se quiere hablar de ello ni reconocerlo.
Porque resulta fácil reconocer como víctimas a niños o a jóvenes completamente inocentes. Pero va a ser más difícil hablar de mujeres adultas maltratadas por sacerdotes. Sobretodo sabiendo que si alguna de ellas ha consentido en algún momento una relación íntima con un sacerdote, inmediatamente va a ser tildada de lo peor y nadie, absolutamente nadie, va a dar crédito a su testimonio.
Por eso, algunas mujeres están reuniendo el valor de denunciar, para que pueda hacerse público este tema y nuestra Iglesia tome medidas preventivas para evitarlo.
Mujeres y hombres católicos nos estamos uniendo en esta misión común y animamos desde aquí a todas y todos los que hayan sufrido o hayan sido testigos de violencia machista en la Iglesia denuncien y no callen.
Queremos entre todos vivir en una Iglesia tal y como Nuestro Señor la fundó, sigamos su ejemplo.

“Ella fue a decírselo a los que habían andado con Él, pero ellos al oír que vivía y que ella lo había visto, no la creyeron”  

lunes, 2 de enero de 2017

HABLAR SANA


Seguimos con el caso de María, acaecido en una parroquia del ensanche Barcelonés, el obispado ya está informado de los hechos. La respuesta que le han dado, de momento es:
“Cámbiese usted de parroquia, que afortunadamente hay muchas en la zona”.
Esto es una nueva humillación más para María y para los fieles a los que no se escucha ni se les da crédito.
María dirige desde aquí unas palabras al rector de la parroquia y a la Iglesia, que somos todos:

"Al poco tiempo de llegar a la parroquia tu colaboradora más cercana me dijo: -El mossén dice que nada más verte supo que eras una hipócrita, lo sabe por tu sonrisa.
Pero no, no soy una hipócrita, soy una mujer sincera, que grita la verdad aunque la iglesia quiera taparse los oídos.
Has abusado de tu cargo, has traicionado la confianza que la Iglesia depositó en ti, me has utilizado, humillado y maltratado, he callado, he hablado y he llorado.
Ahora ya no es tiempo de quejas sino de soluciones.
Estoy esperando a que tus superiores recapaciten y pongan por encima de todo su responsabilidad para con los fieles y dejen de protegerse como si esto fuese una guerra contra una clase de élite “el clero”.
Porque no sois una clase de élite, sino al contrario, sois servidores. Dejad ya de hacer daño y por favor dedicaros a servir a las almas.
Sigo esperando, pacientemente y no tengo miedo.
El Señor me ha quitado el miedo, para algo me ha servido toda esta experiencia, para perder el miedo. Desde aquí les digo a las mujeres y a las almas débiles que creen que deben callar, que es mejor no meterse en líos, que hay que ser prudente y no ir de frente, que la “Iglesia”, los poderosos, no tienen escrúpulos y son capaces de todo, que controlan, mienten, manipulan y los demás no somos nadie y siempre tendremos las de perder.
Pues yo digo, los demás sí somos alguien, somos Hij@s de Dios y eso basta, no necesitamos otra ciudadanía, no necesitamos ningún título ni reconocimiento.
Somos Hij@s de Dios y  somos Iglesia.
Te perdono, sí, te perdono. Pero vuelvo a repetirte la misma palabra: RECTIFICA.
Señores del obispado, amada iglesia: RECTIFICA."