CONTACTO

Si quieres colaborar o denunciar algún caso, escríbenos. email: noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com

jueves, 22 de diciembre de 2016

YO A TI TE TRATO COMO QUIERO


Este caso sucedió en una parroquia del barrio del ensanche en Barcelona.
Contamos los hechos muy resumidos:
María, es una mujer de 47 años, recién convertida al catolicismo, llegó a esta parroquia en un estado de vulnerabilidad, pues no tenía ninguna experiencia de lo que es la vida parroquial ni el funcionamiento de la Iglesia Católica como institución. Ella había leído los Evangelios y pensó se encontraría con una visión de la vida y de las relaciones a modelo de las primeras comunidades cristianas. Pero no fue esa su experiencia, sino que al acercarse a la Iglesia empezó a vivir su calvario.
El sacerdote de esta parroquia  le pidió que se integrase en la comunidad que fuese como todas las demás, que ella estaba muy perdida y que él la podía ayudar.
Al final resultó que este sacerdote tenía un problema de adicción sexual con las mujeres.
Acabó teniendo relaciones con María. Y entonces empezaron los malos tratos por parte de él y con el consentimiento de una parte de la parroquia. El grado de machismo y sadismo fue ilimitado.
Después de tener relaciones con ella, lo primero que le dijo fue:
-Me lo voy a pensar, ya veremos si tú puedes seguir en esta parroquia o no. Para mí esto no ha significado nada, solo sexo y no eres la única. Diferente sería si vivieses en otro barrio. Tranquila, eh, que no eres la primera a la que le pasa esto en la iglesia, jeje..
 Ella quería quedarse en la parroquia, allí había echado raíces y no entendía si el mal lo habían cometido los dos, porque ella tenía que ser la culpable y encima que la expulsasen de la comunidad.
Entonces empezaron las humillaciones y vejaciones de todo tipo en privado y en público.
Empezó a relegarla y a no permitirle ayudar en nada en la parroquia, la comunidad empezó entonces a sospechar que ella debía ser muy mala, una gran pecadora, por eso el sacerdote la trataba así.
El sacerdote hablaba de ella a sus colaboradores en estos términos:
-“A esa no le enseñes nada que vete a saber dónde acabará”
-“Esa, está más cerca del demonio que de Dios”
-“Me gustaría hablar con su padre a ver que dice de ella”
Empezó así una campaña de desprestigio hacia su persona aprovechando las intimidades que ella le había contado en confesión, pues él al principio la dirigió espiritualmente, hasta que tuvo relaciones con ella, después ya hizo lo posible para echarla.
Prohibió que ella colaborase en nada en la parroquia y le dijo que si alguien preguntaba el porqué ella no podía ayudar, ella debía contestar: -Yo misma, debido a mi actitud, me he excluido de ello.
Al principio María pensó que todo esto que le pasaba era para su bien, que era una corrección por parte del Señor, y que el sacerdote lo que hacía era ayudarla a morir a si misma, para acercarla más a Dios.
El sacerdote la convenció de que ella no sabía nada, de que debía dejarse guiar, que tenía que aprender humildad y le repetía una y otra vez: -“Tienes que aprender a estar en tu sitio”.
Si ella era designada para ayudar en el altar, él le gritaba delante de todos: -Usted bájese de aquí y la echaba. Cuando llegaba el momento de dar la Paz, si ella estaba cerca del sacerdote, él entonces hacia el feo de no bajar a dar la Paz, para que quedase claro que era por no dársela a ella. Le negaba la Comunión con cualquier escusa se apartaba y la dejaba de rodillas delante del altar. En las homilías mirándola fijamente decía cosas como: -Aquí hay mucha oscuridad y es lícito que yo haga cualquier cosa para acabar con el demonio. 
Ella pidió ayuda al vicario episcopal, porque sabía que era amigo del sacerdote y conocía sus debilidades, pero no le hicieron ningún caso. Al sacerdote esto le pareció una traición y entonces delante de todos en una homilía gritó:-Aquí hay una mujer que me persigue, que me persigue como persiguieron a Jesús, porque esta mujer da mucha pena, es Judas, está guiada por un espíritu maligno y lo que hoy ha hecho es algo tan grave, algo tan grave que no se puede ni decir, ni decir ni pensar(refiriéndose a que María había ido a hablar con el vicario). Y por si no había quedado claro de quien estaba hablando, en el momento de dar la Comunión la dejó a ella de rodillas delante de todos y no se la dio. Las personas que escucharon esto imaginaron que María debía haber cometido un acto muy grave y parte de la parroquia empezó a sospechar que algo muy malo pasaba con esa mujer.
Pero aún y así como María no se iba, empezaron los ataques más de frente. El señor rector dijo a sus colaboradores más cercanos que ella venía a esta parroquia a provocarle a él, que no la dejasen colaborar en nada. Como aún y así ella seguía asistiendo a la parroquia, aunque se sentaba y no colaboraba en nada, el señor rector decidió que si ella estaba presente él no celebraba misa. La humillaba en público con comentarios como: -No sé cómo se atreve usted a venir aquí y sentarse en primera fila con todos los pecados que tiene, que yo tengo muy buena memoria.
-Gritaba delante de todos: -Esta mujer me persigue como perseguían a Jesús, no voy a celebrar la misa. –Yo a usted la trato como quiero, y si no le gusta como la trato se va. –Aquí hay una que todavía no ha tenido bastante, que se levante y se marche, que es una terrorista. Y si ella estaba presente no celebraba la santa misa.
Este tipo de comentarios los hacía gritando delante de todos los feligreses, que por supuesto ante tal actuación creyeron que de verdad María debía ser de lo peor.
La intimidó diciendo: -Y ahora qué, vas a ir al obispado a quejarte, pues no te harán caso, tú no eres nadie y a mi me conocen bien.
María ha pedido ayuda al obispado, no han solucionado nada.
Ahora se va a preparar, si no hay más remedio, una demanda por malos tratos y abusos.





jueves, 1 de diciembre de 2016

ERRADICAR LA VIOLENCIA MACHISTA EN LA IGLESIA


Algunas mujeres hemos sufrido violencia machista en la Iglesia Católica de Barcelona.
Actitudes por parte de rectores de parroquia, hacia sus feligresas, de menosprecio, vejaciones, humillaciones, gritos, amenazas.. 
Tratarlas muy de cerca y luego querer echarlas de la parroquia por medio de malos tratos y abusos verbales. Palabras como: -A ti te trato como te mereces, - Aprende a estar en tu sitio, -Si no te gusta como te trato te vas, -Te voy a corregir tratándote así.. etc, etc.. 
Las mujeres callan por miedo y vergüenza, se culpabiliza a las víctimas. 
El obispado no está haciendo absolutamente nada por ayudarlas. 
Concienciémonos todos los fieles, mujeres y hombres y no permitamos que esto siga pasando. 
Hablemos y actuemos. 
Si quieres colaborar o conoces algún caso, puedes escribirnos:
         noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com
            

BIENVENIDAS A LA CASA DEL SEÑOR


BIENVENIDAS A LA CASA DEL SEÑOR

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia traicionan a Cristo.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia utilizan a los fieles.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia abusan de su poder.

No me quedaré callada cuando vea
que los representantes de la Iglesia maltratan a los fieles.

No me quedaré callada cuando vea
que mienten, difaman, y se creen inmunes.
No me quedaré callada, no me quedaré quieta.

Hablaremos y esperaremos respuesta.

Porque esta es la casa del Señor.
No es la casa del señor rector.
No es la casa del señor obispo.
No es la casa de nadie en particular.
No es propiedad privada de nadie.
Esta es la Casa del Señor y velaremos por ella.

No nos callaremos, hablaremos y actuaremos.
DEMOS GLORIA AL SEÑOR.

Colabora con nosotr@s:
            noalmachismoenlaiglesia@hotmail.com